Dos genéticas patentadas de Enecta ingresan al Registro de semillas de cáñamo de Colorado

Dos genéticas patentadas de Enecta ingresan al Registro de semillas de cáñamo de Colorado

El 19 de noviembre de 2019, el Departamento de Agricultura de Colorado agregó dos nuevas variedades de semillas desarrolladas por Enecta a la lista de tipos de cáñamo permitidos para la producción. 

Estas semillas son Enectarol, genética con un alto contenido de cannabigerol (CBG) y CarmaEnecta, una variedad con fuerte contenido de cannabidiol (CBD). Estas dos genéticas Enecta recién registradas se suman a las trece variedades Enecta de cáñamo industrial ya registradas en Europa.

 

¿Por qué en Colorado?

La decisión de registrar estas dos variedades genéticas de cáñamo industrial en el Departamento de Agricultura de Colorado se tomó con un objetivo específico en mente.

Esta es la continuación del camino de compromiso e investigación de Enecta, que en este caso es parte del programa de Certificación de Semillas de Cáñamo, promovido y coordinado por el Departamento de Agricultura de Colorado junto con la Estación Experimental Agricutlure de la Universidad Estatal de Colorado y la Asociación de Cultivadores de Semillas de Colorado.

El estado norteamericano se beneficia de un clima, latitud y condiciones ambientales generales muy similares a las de nuestros campos de cáñamo en la región de Abbruzzo cultivados por nuestro socio agrícola, GreenValley, quien por lo tanto puede garantizar la adaptabilidad y confiabilidad de estas genéticas.

 

Green Valley cultiva Cannabis destinado a la extracción de CBD y otros principios activos no psicotrópicos y también realiza un proyecto de investigación sobre la optimización de técnicas agronómicas para el cultivo de Cannabis sativa L. junto con el CREA-CI. Las favorables condiciones climáticas de Colorado también vienen con un marcado espíritu pionero en el sector del Cannabis.

A día de hoy cuenta con 3,000 licencias comerciales y más de 40,000 personas trabajando en la industria: es por tanto uno de los estados que más se beneficiarán de la Farm Bill, una ley aprobada por el Congreso que, junto con otras normas agroindustriales, regula cáñamo industrial y su cultivo, diferenciándolo sustancialmente del Cannabis con un contenido de THC superior al 0.3%, abriendo así diferentes escenarios para el cultivo, producción y distribución de sus derivados.

 

La certificación de Enectarol y CarmaEnecta

La certificación fue un proceso de dos pasos. En primer lugar, la solicitud de Enecta para registrar dos nuevas genéticas se presentó a la Junta de Revisión de Variedades (VRB), a cargo de verificar el historial de reproducción, y a la Asociación de Cultivadores de Semillas de Colorado para verificar la conformidad de la descripción presentada. Una vez que obtuvimos la aprobación de ambas instituciones, pasamos a los controles prácticos.

Se han realizado pruebas de cultivo en diferentes lugares de Colorado, mostrando la capacidad genética para adaptarse a los diferentes microclimas del estado (especialmente Fort Collins, Otis, Rocky Ford, Center y Fruita Colorado) sin revelar variaciones significativas de parámetros.

En cada área de prueba, durante la fase de madurez de la planta, se tomaron varias muestras de inflorescencia de los 5 centímetros superiores de la planta, para una prueba destinada a evaluar su contenido de THC. Una vez superadas estas pruebas, Enectarol y CarmaEnecta ingresaron oficialmente al registro de variedades genéticas permitidas en el estado.

Este es un éxito que premia el compromiso de Enecta con su investigación sobre variedades de cáñamo industrial.

 

Cannabis, empresa y compromiso social: el caso de Colorado

En 2018, el proyecto de ley federal (válido en todo Estados Unidos) sobre agricultura (el infame Farm Bill) registró oficialmente el cáñamo como un producto común. Desencadenó una especie de frenesí por el cultivo de cáñamo en Colorado, también porque ocupa una posición ventajosa.

El estado estadounidense ha sido históricamente uno de los primeros en cultivar cáñamo y hoy, los agricultores ya tienen un suelo fértil, en sentido figurado. Desde 2014, cuando Colorado legalizó el cannabis, ha generado más de mil millones de dólares en ingresos estatales y ganancias totales estimadas de aproximadamente 1 mil millones de dólares desde que nació esta nueva y en constante expansión industria del cáñamo. De esta riqueza surgieron grandes logros sociales para los ciudadanos de Colorado.

Solo considere el dinero que la industria del cáñamo paga al estado y que también se invierte en proyectos e iniciativas sociales. El cannabis aumentó significativamente el número de becas otorgadas para varios niveles de educación, incluida la universidad. Así pudieron estudiar cientos de estudiantes que nunca hubieran tenido acceso a la universidad, gracias a los nuevos fondos disponibles.

Incontables proyectos e inversiones sociales fueron posibles gracias al dinero de los impuestos al cannabis, como el Aurora Day Center que el condado de Aurora pudo financiar. Este acogedor lugar o refugio para personas necesitadas es parte de una inversión de 1.5 millones de dólares para combatir la pobreza. En 2018, por tercer año consecutivo, el condado de Pueblo usó $ 634,000 del dinero de los impuestos al cannabis para financiar 563 becas para estudiantes.

Es así como se configura un círculo virtuoso en un período relativamente corto de actividad industrial del cáñamo, abriendo nuevas oportunidades de inversión, generando fondos para las instituciones públicas y permitiendo el desarrollo de proyectos de alto impacto social.

0 comentarios

Escribir un comentario

Los comentarios son moderados